10 ejemplos de publicidad engañosa

10 ejemplos publicidad engañosa
Índice

La publicidad tiene como objetivo impresionar al cliente, conmover, tocar sus puntos de dolor e informarle sobre una oferta para influir en su decisión de compra, pero, si una marca se pasa de la raya, puede incurrir en la nefasta práctica de la publicidad engañosa.

Muchas marcas multimillonarias han quedado incluso al borde de la quiebra por una de estas campañas “ingeniosas”.

Para que no te pase a ti, aquí hay ejemplos de publicidad engañosa, para que sepas lo que no debes hacer.

¿Qué es la publicidad engañosa?

La publicidad engañosa es aquella que se vale de afirmaciones ilusorias o ambiguas para generar falsas expectativas en los clientes, generando intención directa de compra a base de información poco realista o contada a medias.

Aunque la publicidad engañosa es tan antigua como el comercio mismo, resulta ser más peligrosa en la actualidad que antes.

Esto se debe a que las legislaciones a nivel mundial han ido desarrollando sus propias entidades dedicadas exclusivamente a la supervisión publicitaria. Sin mencionar que los consumidores están cada vez más informados y preocupados por la reputación de las marcas con las que se alinean.

A pesar de lo delicado que resulta valerse de argumentos falsos y falacias para hacer publicidad y generar expectativas poco realistas en el consumidor, es muy fácil caer en esta práctica si no somos cuidadosos.

¿Tiene consecuencias la publicidad engañosa en España?

Para quienes no lo sepan aún, la Ley 34/1988 del 11 de noviembre de 1988, regula todo lo referente a la publicidad ilícita.

Siendo básicamente toda aquella publicidad desleal o engañosa que genere (o pueda generar) errores de interpretación en el consumidor, desencadenando alteraciones en su decisión de compra. Aquí se incluye la publicidad que atente contra el competidor directo.

Fuera de este contexto, existen organizaciones internacionales como Autocontrol, que se dedican a la protección del consumidor.

Sea como sea, la práctica de publicidad engañosa no sólo tiene consecuencias en la economía de los consumidores, sino que puede llegar a ser peligrosa.

Las marcas se pueden enfrentar a penas de cárcel, multas de hasta miles de millones de euros y golpes tan devastadores a la reputación, que puede llevar a la quiebra absoluta. Veamos algunos ejemplos de publicidad engañosa:

Burger King

La famosa empresa de comida rápida Burger King lanzó una muy popular campaña en el 2010, en la que promocionaba una increíble hamburguesa de pollo que, en el papel, lucía increíblemente apetitosa y de grandes proporciones.

Poco tardaron en notar que los anuncios publicitarios nada tenían que ver con la realidad.

burger king publicidad engañosa

Este “pequeñísimo” abuso del rey de las hamburguesas desencadenó una denuncia de la Autoridad de Normas Publicitarias del Reino Unido, viéndose forzados a retirar toda la publicidad asociada.

Aunque Burger King sea quien está sometido al ejemplo, esta es una práctica muy común en el mercado de la comida rápida (¿McDonald’s?).

Font Vella

Font Vella se convirtió en un icono de la publicidad engañosa en España luego de lanzar en el 2010 una nueva e innovadora garrafa “la primera hecha de plástico reciclado”.

Pero… ¿Está completamente hecha de plástico reciclado? ¿Únicamente una parte? ¿Incluso la tapa es reciclada?

Todas estas dudas llevo a la organización de consumidores de Cataluña a dirigir una investigación, donde resultó ser que solo un 25% de la nueva garrafa de agua tenía plásticos reciclados.

Para ser aún más osados, comparaban el precio de la nueva garrafa con otras botellas, sin aclarar que fueran propias o de la competencia. Todo esto generaba claras confusiones en los consumidores.

New Balance

La famosa marca de zapatos deportivos estadounidenses, New Balance, se hizo aún más famosa después de que una demanda colectiva se alzara en su contra debido a una campaña publicitaria lanzada en el 2011, en la que aseguraban explícitamente que sus zapatillas ayudaban tonificar el cuerpo y adelgazar a medida que caminabas con ellos.

ejemplos publicidad engañosa

Como resultado de las investigaciones, no solamente se comprobó que esto era falso, sino que, además, se pudo comprobar que eran más propensas que otras zapatillas a generar lesiones.

Todo por un poco de “maquillaje” ¿ha valido la pena?

Volkswagen y los casos de greenwashing

El de Volkswagen es uno de los casos de greenwashing más icónicos del mundo y uno de los ejemplos de cuan devastadora puede llegar a ser la publicidad engañosa para una marca.

Quien otrora fuera uno de las firmas de coches más poderosas y respetadas del mundo, lanzó una campaña en la que aseguraban que sus vehículos diésel eran muy limpios.

Esta afirmación publicitaria que los ayudó a vender y a ganar prestigio era, de hecho, cierta, según los resultados de diversos test de polución. El escándalo vino cuando la compañía confesó haber instalado software especial en más de 11 millones de coches para evadir los controles ambientales.

Lo peor de todo, es que esta programación no solo era temporal, sino que luego se pudo comprobar que las emisiones totales resultaban ser hasta 40 veces más altas de las permitidas.

Esto no solo trajo como consecuencia miles de millones de euros a nivel mundial como pago de multas, sino que su reputación se vio permanentemente afectada.

Red Bull ¿te da alas?

Cualquier persona razonable estaría de acuerdo en pensar que, claramente, la famosa bebida energética Red Bull no hará que te salgan alas reales, tal como asegura su eslogan… ¿Verdad?

Pues resulta que la marca se vio envuelta en una demanda colectiva en el 2014 por dicha afirmación.

¿Lo mejor de la historia? Los demandantes ganaron una cantidad de 13 millones de dólares en multas. La empresa se vio obligada a regresar $10 dólares a todo aquel que hubiera comprado una lata del producto en los últimos 10 años.

Por si fuera poco, fueron demandados nuevamente en Canadá, perdiendo un total de $850.000 dólares canadienses por asegurar en su página web que “diversos estudios científicos” avalaban los beneficios de la taurina por encima de otros químicos similares.

Esto, por supuesto, es falso. No hay estudios que lo demuestren.

Este es un gran recordatorio de lo peligroso que son todos esos datos “científicamente comprobados” que a las marcas les encanta incluir en sus anuncios publicitarios.

Coca-Cola (¿Casi engañados?)

Nuestro ídolo, Coca-Cola, también cayó en la lista negra de infractores por publicidad engañosa, a raíz de una campaña lanzada en el 2013, donde asociaba “sutilmente” que las mismas calorías de su producto podrían quemarse con 10 minutos de ejercicios o riendo desenfrenadamente por minuto y medio.

publicidad engañosa coca cola

En México, lanzaron una publicidad de manera simultánea, en la que se podía interpretar claramente que bastaban 22 minutos en bicicleta para quemar el contenido de una botella.

Esta publicidad fue muy polémica y llevó a sanciones importantes, sin mencionar el retiro inmediato de la publicidad, aunque Coca-Cola se defendió añadiendo que solo querían incentivar actividades saludables.

Sus anuncios no únicamente eran ambiguos y engañosos, sino que ocultaban mucha información relevante al consumo del producto, por lo que se consideró ilícita.

L’Oreal

L’Oreal, al igual que Dior, se enfrentaron a la Autoridad de Normas de Publicidad de Reino Unido debido a la manipulación de fotografías de modelos en las cuales, tras usar sus productos, se veían resultados impresionantes, completamente irreales.

Rápidamente, los consumidores se dieron cuenta de que la publicidad nada tenía que ver con la realidad.

Tanto L’Oreal, con el producto Revitalift 10; como Dior, con su corrector de pestañas de temporada, se vieron forzados a retirar su publicidad inmediatamente.

Cinépolis

El caso de la cadena de cines ‘Cinépolis’ en México es uno de los ejemplos más icónicos de la industria del marketing sobre la publicidad engañosa del tipo “ciertas condiciones aplican”.

En una de sus compañas aseguraron que “Ahora los miércoles son de 2X1 en Cinépolis, todas las funciones en todas nuestras salas”.

Por esta afirmación, fueron acusados y sancionados por la Procuraduría Federal del Consumidor, ya que, en letras muy pequeñas, hacían la aclaratoria de que “no aplica para 4DX, premieres, especiales, alternativas o en las funciones y salas de Cinépolis VIP”.

Este es un gran recordatorio de que la transparencia es fundamental si no queremos incurrir en prácticas ilícitas o desleales. Si las letras pequeñas son clave en tu oferta, no las hagas pequeñas.

Clorox Perú

Aunque la publicidad de Clorox Perú no es que tenga un alcance global precisamente, sí que es bastante sonada en el ámbito del marketing, ya que muchas empresas han caído en su mismo error de publicidad perjudicial.

La publicidad de su “Clorox Quitamanchas Blanco Supremo” aseguraba que su producto podía ser usado en “todo tipo de prendas”.

Además, al ser comercializado como un quitamanchas sin cloro, no había peligro para la ropa de color, lo que le daba un plus al que pocos se resistieron. El problema fue que a nuestros amigos de Clorox Perú se les olvidó mencionar que el producto no podía utilizarse en lana ni algodón sin generar daños considerables.

Aunque sí que lo pusieron en letras pequeñas dentro de la etiqueta del envase claro está.

Su campaña publicitaria les llevó a una sanción por parte del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual del Perú, sin mencionar el daño a su reputación e imagen, sobre todo para los consumidores que le hicieron de él un uso inadecuado.

Postobón

Postobón, una de las empresas más grandes de Colombia, y de América del sur, especialista en bebidas azucaradas, se unió a la lista negra de publicidad engañosa con sus polémicos Jugos Hit “100% fruta real”.

Una empresa competidora les acusó, encontrando que el producto tenía en realidad nada menos que 9% de fruta real.

Debido a que el 91% del producto eran conservantes e ingredientes artificiales, terminaron por ser sancionados por la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia.

¿Qué te ha parecido este artículo? 5/5 - (2 votos)

Últimas entradas​